martes, 13 de febrero de 2007

HOMENAJE A ELÍ GALINDO


Para recordar a Elí Galindo

“Caos”(del libro inédito Metamorfosis)

Antes que el hombre nombrara
a través del caos
las cosas disonantes de la creación
existía la armonía
El cielo y la tierra cruzaban sus mensajes de fuego
uno al otro comunicaban sus fiestas
dolores y lamentos
Para nada había obstáculos
conversaban y se entendían perfectamente
Todo era hábil
Todo extendía su propio peso
su real valor
Sin miedo lo inútil se sabía en descanso
de la materia
luego
según la rueda perfecta de la fortuna
vivía su turno
Lo muerto no sufría
retornaría poco después
y lo vivo soportaba el vivir
pronto vendría el descanso natural

Antes que el pensamiento
creara la muerte
mucho antes que el hombre pensara
en el término de las cosas
y el caos abandonara su misión verdadera
todo era perfecto
todo era irrupción
azar.


El 13 de febrero de 2006 falleció en Caracas el poeta venezolano Elí Galindo. Miembro de la generación de los 70 junto a Eleazar León, Hanni Ossot, María Fernanda Palacios, Alejandro Oliveros y David Gutiérrez Caro, entre otros, su vida concluyó días antes de que fuera presentado su último libro, que terminó siendo póstumo: San Baudelaire.

Galindo era natural de San Sebastián de los Reyes, la población más antigua del estado Aragua, donde nació el 13 de septiembre de 1947. Poeta, colaborador de las más importantes publicaciones periódicas de Venezuela y profesor, por más de veinte años, en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela (UCV), había recibido el Premio Internacional de la revista Poesía de la Universidad de Carabobo (UC, 1985), y el Premio Conac de Poesía Francisco Lazo Martí (1987).

San Baudelaire reúne los libros Los viajes del barco fantasma (UCV, 1974), que mereció el Premio Universidad Central de Venezuela mención Poesía (1975), Ruido de las esferas (Monte Ávila Editores, 1986), ganador del Premio Municipal de Literatura del Concejo Municipal del Distrito Federal (1985), y el poemario inédito Las estrellas fugaces me ponen ebrio, que recibió el premio Casa de la Cultura del Estado Aragua (1971). Además recibió el Premio Municipal de Literatura “Manuel Díaz Rodríguez” del Concejo Municipal del Distrito Sucre (1974). A su obra inédita pertenecen los libros Metamorfosis, Elegías y Convidado de tierra.

Sus inquietudes intelectuales lo llevaron a incorporarse a la agrupación conocida como la Pandilla de Lautréamont, y coincidir con Caupolicán Ovalles, Luis Camilo Guevara, el Chino Víctor Valera Mora, William Osuna, Enrique Hernández D’Jesús y Luis Sutherland, entre otros, a finales de los años 70.

Trabajó como redactor en la Revista Nacional de Cultura, donde dejó numerosos artículos y notas que reseñan la obra de autores venezolanos. Como miembro del Fondo Editorial Orlando Araujo de la Federación de Asociaciones de Escritores de Venezuela promovió la obra de valores nacionales y coordinó, entre otros, la edición del libro La casa en la poesía venezolana del siglo XX (1993).
No hay palabras para nombrar su ausencia, su poesía sencilla, discreta, pero fulgurante nos acompaña.
(Tomado de la Revista LETRALIA. Enero 2007)

1 comentario:

joanet dijo...

No conocía a Elí Galindo. A través de tu página he investigado un poco por internet y he encontrado fragmentos muy muy buenos.
Aunque tarde, me adhiero al homenaje.

ESCRITORES GUERREROS

BubbleShare: Share photos - Find great Clip Art Images.

TALLER DE POESÍA IMAGO MUNDI 2007 / LA GUERRERA Y LOS GUERREROS