domingo, 7 de septiembre de 2008

FABIO MORABITO / POETA MEXICANO




Mudanza

A fuerza de mudarme
he aprendido a no pegar
los muebles a los muros,
a no clavar muy hondo,
a atornillar sólo lo justo.
He aprendido a respetar las huellas
de los viejos inquilinos:
un clavo, una moldura,
una pequeña ménsula,
que dejó en su lugar
aunque me estorben.
Algunas manchas las heredo
sin limpiarlas,
entro en la nueva casa
tratando de entender,
es más,
viendo por dónde habré de irme.
Dejo que la mudanza
se disuelva 
como una fiebre, 
como una costra que se cae,
no quiero hacer ruido.
Porque los viejos inquilinos
nunca mueren.
Cuando nos vamos,
cuando dejamos otra vez
los muros como los tuvimos,
siempre queda algún clavo de ellos
en un rincón
o un estropicio
que no supimos resolver.

3 comentarios:

J. L. Maldonado dijo...

Buena imaginería para los cuerpos itinerantes de las mudanzas. Saludos.

Lena dijo...

Bellísimo poema, María...

Gracias por pasarte, leerme y comentar...

Nos seguimos leyendo.

Recibe un abrazo,

L.

Miguel Marcotrigiano dijo...

Hermoso poema, Mharía... nunca dejas de sorprenderme ni de establecer las felices coincidencias de las almas... Un abrazo. M.M.

ESCRITORES GUERREROS

BubbleShare: Share photos - Find great Clip Art Images.

TALLER DE POESÍA IMAGO MUNDI 2007 / LA GUERRERA Y LOS GUERREROS