martes, 24 de marzo de 2009

STEFANIA MOSCA / IN MEMORIAM

Compartimos en 1977 los cursos de la Escuela de Letras, y un exagerado amor por Albinoni. 
A Stefania le debo haber descubierto el Canon de Pachebel, una tarde calurosísima, cuando el Boulevar de Sabana Grande no existía y Don Disco era la mejor tienda de discos de la ciudad. Yo era una estudiante pobre, pobrísima, que se gastaba su mínimo sueldo de Investigadora de Fuentes en la Biblioteca Nacional en discos de 33 rpm de la marca Archiv, las mejores grabaciones de la época de música barroca y clásica.
Venía saliendo de la tienda feliz con mi único disco de Bach, sabiendo que esa quincena comería más galletas y menos carne. Entonces una corneta de automóvil me despertó del sopor...era Stefania que venía pasando en su carro último modelo y se ofreció a darme la cola, a llevarme en el rico aire acondicionado de su carro, hasta el Gran Café, ocho cuadras más adelante.
Me monté con reticencia, comparada conmigo Stefania era "rica", su padre era dueño de una fábrica de zapatos, y sobre el asiento de su carro había seis discos nuevos de 33 rpm, también de música clásica, que dejaban a mi único y preciado disco, empequeñecido e inválido. Mi primera reacción fue de rabia, de pura rabia social...pero me ganó su limpia sonrisa, la honestidad y encanto con que me mostró el producto de su riqueza. No pude guardarle rencor, al fin y al cabo ella no era culpable de su dinero.
Pasaron los años, y pasamos nosotras, y volvimos a encontrarnos varias veces en etapas diferentes de nuestra vida. Al final, en medio de su lucha gigantesca contra el cáncer, volvimos a encontrarnos, y volvimos a ser aquellas jóvenes apasionadas que veían el mundo a través de la música de Pachebel y Albinoni aunque fuera unos minutos...
adios Stefania.
Mharía Vázquez Benarroch.

..................................................................

Palabras de Stefania Mosca, en su homenaje en Filven 2008.

"Soy hija de una costurera y un vendedor, inmigrantes italianos que vinieron a la América hartos de tanta guerra, hartos de horror. A pesar de la diferencia del lenguaje fueron construyendo aquí, de alguna manera, el territorio de sus sueños. Quizás nunca fueron muy exitosos pero sí elaboraron año tras año la posibilidad de serlo. Tengo un hermano catorce años mayor que yo, es médico, muy inteligente. 
Él tenía una gran biblioteca que, en la soledad de un apartamento muy largo con unos pasillos muy blancos, yo exploraba casi como la Justine de Durel, casi como bibliomancia, de una manera muy desordenada, pero que fue creando en mí esos espacios imaginarios que el libro me brindaba. Claro, me metía en libros que no debía leer, hasta en los libros de anatomía patológica de mi hermano, es decir, hice un gran popurrí con el que terminé de formarme, de alguna manera. 
Mis padres trabajaban mucho, y de algún modo la soledad y el afuera como enigma fueron como una línea vertical que atravesó mi infancia. Sin patetismos, pero sí, era una niña sola, una niña sola que habló primero italiano que español y que tuvo que tomar decisiones con relación a dónde pertenecía. Porque aquello que yo veía por la ventana era una cosa extraña muy distinta a lo que sucedía adentro. Adentro se hablaba otro idioma, se comían otros olores; eran dos mundos. 
De alguna forma esa niñita aún está ahí asomada a esa ventana, con mis 51 años sigue ahí asomadita tratando de explicarse el mundo".

4 comentarios:

patxi dijo...

No hace mucho me sorprendió la noticia de la muerte de uno de mis amigos de aventuras,no pude despedirme de él,ni siquiera verlo por última vez en vida,me siento mal por ello....
Saludos eternos.

Mar dijo...

Gracias por este homenaje tan sentido y merecido para Stefania: una gran guerrera también, que no se despidió y se fue luchando,,, como había vivido!

Judit Gerendas Kiss dijo...

Recuerdo a Stefania, también de la segunda mitad de los años setenta, cuando fue mi alumna: joven, bella, luminosa, sensual, inteligente. Se nos ha ido después de mucho batallar, pero nos deja un buen conjunto de libros, de narrativa y de ensayo, cuya lectura nos permitirá seguir en contacto con ella, con sus historias, con su talento.

J. L. Maldonado dijo...

Merecido homenaje. Así como ella, tú también estás repleta de historias.

ESCRITORES GUERREROS

BubbleShare: Share photos - Find great Clip Art Images.

TALLER DE POESÍA IMAGO MUNDI 2007 / LA GUERRERA Y LOS GUERREROS