lunes, 24 de septiembre de 2007

MARCEL MARCEAU / ADIEU LE SILENCE



Con su rostro pintado de blanco, sus zapatos blandos y un sombrero maltrecho coronado con una flor roja, abarcó toda la gama de las emociones humanas en el escenario durante más de 50 años, sin pronunciar palabra.

Fuera del escenario, sin embargo, se definió a sí mismo como un parlanchín sin remedio. "Nunca hagas hablar a un mimo. No se detendrá", dijo alguna vez.

Marceau, judío francés, sobrevivió a la invasión de los nazis y trabajó también con la resistencia en Francia para proteger a los niños de su religión. Su mayor inspiración fue Charlie Chaplin. Marceau, por su parte, influyó en el trabajo de innumerables artistas --Michael Jackson tomó su famoso paso de baile, conocido como 'Moonwalk' de un número de Marceau, 'Caminata contra el Viento".

Marceau actuó incansablemente por todo el mundo hasta una edad avanzada, sin perder su agilidad jamás y sin salirse de su estilo.

En uno de sus actos más punzantes y cargados de filosofía: "Juventud, Madurez, Vejez y Muerte", mostraba sin palabras el paso de toda una vida en cuestión de minutos. "Acaso los momentos más conmovedores de nuestra vida no nos encuentran sin palabras", declaró en una ocasión.

Marceau nació el 22 de marzo de 1923, con el nombre de Marcel Mangel, en Estrasburgo. Su padre, Charles, un carnicero que cantaba con la tesitura de barítono, hizo que su hijo conociera el mundo de la música y el teatro desde temprana edad.

El chico adoraba a las estrellas del cine mudo de la época: Chaplin, Buster Keaton y los Hermanos Marx. Cuando los alemanes invadieron el este de Francia, Marceau y su familia tuvieron que empacar sus bienes en cuestión de horas. Huyó al suroeste de Francia, donde se cambió el apellido a Marceau, para ocultar su origen judío.

Con su hermano Alain, Marceau participó en la resistencia francesa, alterando carnets de identidad de varios niños, cambiando las fechas de nacimiento, para que los alemanes pensaran que no podían deportarlos por ser muy pequeños.

Dado que hablaba inglés, fue reclutado como agente de enlace con el Ejército del general George S. Patton. En 1944, el padre de Marceau fue enviado al campo de exterminio de Auschwitz, donde falleció, y el mismo mimo padeció las bondades atroces de Auschwitz-Birkenau, llegando a decir, que su vocación de silencio le venía de un corazón silencioso ante la impotencia de las palabras ante tanto horror.

Con su muerte, el silencio pierde gran parte de su significado.


1 comentario:

CR dijo...

Dices que con su muerte el silencio pierde gran parte de su significado. Yo creo, en cambio, que con la muerte el silencio es mas que nunca elocuente (aunque pueda parecer una paradoja).
A proposito, llevo varios dias leyendo tu blog en silencio.
Gracias
Cinzia

ESCRITORES GUERREROS

BubbleShare: Share photos - Find great Clip Art Images.

TALLER DE POESÍA IMAGO MUNDI 2007 / LA GUERRERA Y LOS GUERREROS