viernes, 6 de junio de 2008

ADIOS EUGENIO



Elegante, suave, profundamente humano, el poeta de los amantes se despidió despacio y calladamente. Lo conocí en 1980, cuando en la vieja casa de Altamira que pertenecía a Rómulo Gallegos, nos reuníamos en el Taller de Poesía del CELARG que daba Luis Alberto Crespo. Eugenio estaba allí, en la biblioteca con su sonrisa, siempre atento a los jóvenes poetas, a las mentes abiertas y frescas. Esa tarde sellamos una amistad con los versos compartidos de Blaise Cendrars...un abrazo eterno Eugenio.


AMANTES

Se amaban. No estaban solos en la tierra;
tenían la noche, sus vísperas azules,
sus celajes.

Vivían uno en el otro, se palpaban
como dos pétalos no abiertos en el fondo
de alguna flor del aire.

Se amaban. No estaban solos a la orilla
de su primera noche.
Y era la tierra la que se amaba en ellos,
el oro nocturno de sus vueltas,
la galaxia.

Ya no tendrían dos muertes. No iban a separarse.
Desnudos, asombrados, sus cuerpos se tendían
como hileras de luces en un largo aeropuerto
donde algo iba a llegar desde muy lejos,
no demasiado tarde.

1 comentario:

Jason Leonardo dijo...

Merecido homenaje poeta. Todo un lujo haberlo conocido. Y el poema? Ni hablar.

ESCRITORES GUERREROS

BubbleShare: Share photos - Find great Clip Art Images.

TALLER DE POESÍA IMAGO MUNDI 2007 / LA GUERRERA Y LOS GUERREROS